Inmediatos:

  • Evita contratar a una persona que no se apega a la cultura organizacional, es decir al "personalidad" o "modo de ser" de la compañía.
  • Mayor factibilidad de incorporar personas que aportaran su experiencia y talento a la consecución de resultados de la organización.

Mediatos:

  • Se controlan los índices de rotación de personal.
  • Se reducen los gastos de operativos por los procesos de recontratación de candidatos.
  • Ahorro de recursos para la capacitación en un empleado, que pronto abandonara la organización.
  • La organización limita sus conflictos de relaciones laborales con empleados problema.
  • El clima laboral se estandariza cuando incluimos en nuestros equipos de trabajo a personas que se adaptan con mayor facilidad a las políticas laborales de la empresa.